Me gusta fotografiar lo que veo y contarlo. http://www.albertinatorres.com/

Creative Commons Licence

15 sept. 2015

Los fundadores de la cooperativa de Caudete de las Fuentes

"Echaras por donde echaras, la situación era mala", me dice un descendiente de uno de los fundadores de la cooperativa del pueblo.

En 1943, 80 viticultores decidieron unir fuerzas pensando que su situación mejoraría si se juntaban. Compraron una de las bodegas de las muchas que había en el pueblo, la cosa empezó a funcionar bien, todos echaban su uva hasta que se les quedó pequeña. " Daba una liquidación tremenda y la gente estaba loca". En los años 60-70, se trasladaron a la actual cooperativa donde instalaron los dépositos de acero inóxidable, los auto-fermentadores y las mejoras propias de la época.

Desde entonces, el mundo del cooperativismo es el que define un municipio como éste.

Fotografía inaugural de la cooperativa, Caudete de las Fuentes (Valencia) 1943

Otro año de vendimias en el pueblo, otra cosecha. Unos agricultores que ya no pueden físicamente ir a la viña, otros que ya no están, jóvenes que han vuelto al pueblo y harán su primera campaña. Otros que vendrán el fin de semana a recoger lo poco que tienen. Todos esperando a coger muchos kilos, que el grado sea bueno, que la vendan bien y se les pague mejor.




De los 80 socios que fundaron la cooperativa, sólo uno queda en vida. 

15 jul. 2015

La Piscina de Caudete de las Fuentes

En todo el centro del pueblo, la piscina municipal está ubicada justamente en el hueco de las antiguas bodegas de la residencia de verano del Marqués de Caro que sus herederos donaron al ayuntamiento.


Cuando se inauguró a principios de los 80, contaba con un chiringuito a un metro del agua, no sé cómo pudimos salir ilesos sin pisar las colillas, los caracoles o los cristales rotos por el suelo. Eran otros tiempos.
Hace más de 15 años se abrió el bar-restaurante que cada año el ayuntamiento adjudica a quien lo puede llevar. Unos veranos tiene poco tirón y otros, como éste, se convierte en el centro neurálgico a la hora de los almuerzos y comidas.
Beatríz se ha hecho cargo este verano del bar de la Piscina. Su pasión y experiencia por la gastronomía ya le viene de herencia familiar desde el famoso, la Fuente Chica, 
 La franja horaria del almuerzo es estricta y si llegas 5 minutos más tarde puedes encontrarte con el local vacio. Pero en plena apoteósis,  el momento del almuerzo es una gozada. Todo está tan apetecible, esos embutidos asados a la leña son un manjar.


"No se lo digas ni a mi mujer ni a mi médico que me como todo esto para almorzar" me dice uno de los hombres - porque el almuerzo es cosa de hombres.
Como no podía ser menos en plena Comunidad Valenciana, se preparan paellas a la hora de las comidas.
Esperemos que para el próximo verano se hayan mejorado las condiciones de este establecimiento, ya va siendo hora después de más de 15 años abierto al público. Sería genial contar con barbacoa en condiciones. Todo llegará.
Mientras tanto, a seguir disfrutando de las comidas del verano en el pueblo y de la piscina municipal.