Me gusta fotografiar lo que veo y contarlo. http://www.albertinatorres.com/

Creative Commons Licence

20 may. 2010

Lavaderos públicos

De mi reciente visita a San Vicente de la Sonsierra (La Rioja), además de buen vino y excelentes tomas para el documental de Zev Robinson, me traje estas imágenes:



Las pocas señoras mayores que quedan en el pueblo y con las que hablé me dijeron que antes de la reforma era más auténtico, que ahora estaba demasiado "bonito", quizás sea porque ya nadie va a lavar allí. Cosas del progreso.

Vinieron a mi memoria al instante recuerdos que ya tenía olvidados del lavadero público de mi pueblo.

Algunas mañanas de verano iba allí con mis amigas a lavar. Primero mi madre me daba un trozo de jabón casero, hecho con la grasa del cerdo, que dejaba la ropa impecable. Siempre nos daban unos pañuelos o pedíamos a Julieta la Modista algunos retales que ya no le servían.

Siempre habían mujeres en el lavadero. Sólo esas paredes sabrán lo que allí se dijo, fuese verdad o puros bulos, propios de los pueblos, lo que allí se cantó, o lo que allí se lavó. Un escrito en la pared dejaba claro que estaba prohibido lavar ropa manchada de sangre.

Con el paso del tiempo se olvidó, se abandonó y se cerró. Ni siquiera sé si ahora se puede acceder o no (si alguien lo sabe o quiere aportar más imágenes ya sabéis cómo).
Hoy en día el pueblo está perdiendo población como otros tantos municipios rurales del interior. Sería una buena idea recuperar sitios tan tradicionales como parte de una campaña turística para atraer visitas y por qué no, nuevos residentes que falta hacen.

Éste es mi pequeño tributo a una parte del pasado caudeteño.

16 may. 2010

Bodega Contador en San Vicente de la Sonsierra (Rioja Alta)

Benjamín Romeo nos habla con orgullo de San Vicente de la Sonsierra, el pueblo de los "Picaos", un pueblo riojano pretendido por navarros y franceses y que siempre ha sabido asumir su papel de lugar fronterizo. Con el mismo orgullo nos enseña detenidamente su Bodega Contador, obra del arquitecto Héctor Herrera. El nombre de Contador viene, nos dice, de la estancia en las antiguas cuevas de elaboración y de criaza, excavadas en las laderas entre los siglos XII y XVI, donde se contaban los pellejos de vino elaborado en las bodegas del pueblo. En Bodegas Contador se elaboran unos vinos de altísima calidad y producción limitada, reconocidos internacionalmente. Sus tintos: Predicador, Contador, La Cueva de Contador, La Viña de Andrés o su blanco Qué bonito Cacareaba.

Benjamín es un enólogo perfeccionista, obsesionado y apasionado por su trabajo. Es un luchador nato y emprendedor pero por encima de todo una persona acogedora y generosa.
Nos llevó a algunos de sus 75 viñedos, en vaso, casi centenarios, todos pequeños y cuidados con el máximo esmero. Habla de cada parcela con cariño y nombre propio "El Bullón", "Asnillas", "Mindiarte", "El Saúco", etc...con
varietales de Tempranillo, Garnacha, Garnacha blanca, Viura y Malvasía. Trabaja bien la cepa porque cree que un gran vino se hace en la viña. Mima a sus cepas como todo agricultor cercano a la tierra. Las viñas están bordeadas de flores silvestres y hierbas, porque piensa que sus aromas favorecen a la uvas.



Después de habernos dedicado la mañana para enseñarnos su propiedad, su pueblo, y parajes impresionantes que sólo los oriundos conocen bien, nos invitó a comer a su bodega. Y los vinos empezaron a abrirse y a beberse, con mucho disfrute de una buena comida con buen vino y mejor compañía.



Hace unos días volvimos a visitar San Vicente de la Sonsierra y vimos a Benjamín trabajando en sus viñas, concentrado en su labor. Nuestro agradecimiento por habernos hecho catar sus vinos.